Seda de la paz, una opción respetuosa con los animales

Hace unos días hablamos de las cualidades y características de la seda, esa fibra natural tan preciada y hermosa, y también descubrimos la seda de la paz. Hoy queremos compartir contigo este hallazgo, para que si quieres puedas pedir este tipo de tejido en tu tienda de comercio justo o comercio responsable más cercano.

Hay consumidores que no adquieren prendas elaboradas en seda a la manera tradicional por la manera en la que se produce. La seda de la paz o peace silk espera a que el gusano se transforme en polilla, rompa el capullo y salga volando, y entonces se hilan las fibras. Este proceso es más costoso, y es más elaborado hacer el tejido, porque solo se puede hacer a mano, pero el resultado y el respeto por el animal merecen la pena.

Así es la seda de la paz

Esta seda también se conoce con el nombre de seda Ahimsa, que en sánscrito significa literalmente evitar la violencia, o no violencia, por lo que se ha traducido por seda de la paz.

Se produce por la mariposa de la seda del ricino (Samia Cynthia Ricini), esta se encuentra en el noreste de la India, China, Japón, Tailandia… Los hilos de seda que se consiguen son algo menos brillantes que los de seda tradicional, pero igual de hermosos, gruesos y resistentes. Por supuesto que se transpirable, hipoalergénica y respeta la temperatura corporal. Incluso pueden mezclarse fácilmente con otras fibras como la lana o el algodón.

En La India la producción de este tipo de seda se centra en Assam, al Este. Así que puedes verificar los chalecos, camisas y otras prendas que adquieras si en la etiqueta te indica esta procedencia. Lo más común es que se importen chales hechos de una mezcla de lana y seda. También puedes ver si en la etiqueta aparece el nombre de Kusuma Rajaiah, pionero de este tipo método para obtener seda, o directamente Ahimsa Silk, que es la marca con la que se comercializa.

No obstante la producción de este tejido tampoco está exento de polémica, ya que para su producción se usa el capullo, y se critica que se sigan criando animales para estos fines. Así que, para esta corriente de pensamiento la única forma ética posible de producir seda es recolectar capullos de insectos salvajes, después de que los insectos adultos emerjan de ellos, o bien usando ropa de segunda mano, seda freegan u otras prendas que se adquirieron antes de ser vegano.

Dónde conseguir este tipo de tejido y prendas

Como te comentábamos la producción de seda de la paz no es la mayoritaria. A la hora de conseguir una prenda fíjate bien en el etiquetado, o pregunta directamente en tu comercios de consumo responsable de confianza, seguro que te indicarán los proveedores.

También puedes conseguir las madejas de hilo de seda Ahimsa en las mercerías o tiendas de barrio que acostumbres a visitar. Su precio es algo más elevado que las sintéticas, que es otra opción a la seda natural, pero el resultado merece la pena.

Como curiosidad también te contamos que hay hilo dental fabricado con seda natural ahimsa, recubierto con cera candelilla de origen vegetal y aceite esencial de cardamomo. En los comercios de nuestra web seguro que te lo facilitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *