¿Cómo hacer un huerto en tu jardín?

Hace ya tiempo que se ha extendido el gusto por lo ecológico y por lo natural, es por eso que hemos recuperado una de las tradiciones más antiguas del ser humano: el cultivo propio. Tanto en los espacios verdes públicos como en zonas verdes privadas se ha incrementado la presencia de huertos, aunque estos tienen distintos fines según la zona donde se creen.

Los huertos urbanos han crecido notoriamente con la iniciativa de crear un espacio social, un punto de encuentro que auto obliga a los vecinos de un mismo barrio a realizar una actividad conjunta, la de cultivar esos alimentos. También se utiliza la creación de huertos en colegios para dar a conocer el origen de ciertos alimentos a los más pequeños.

En el otro lado encontramos los jardines privados donde se instalan cada vez más huertos por el mero placer que supone consumir los productos que uno mismo ha ido cultivando y elegido el momento idóneo para recolectarlos. No cabe duda que estos productos, madurados en nuestro jardín, dotan al alimento de un mejor sabor que los que podemos adquirir en cualquier frutería o supermercado. Además, tal y como dice la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), los huertos domésticos “se están convirtiendo en una fuente cada vez más importante de alimentos e ingresos para las familias pobres de las zonas urbanas y periurbanas”.

Pero, ¿cómo puedo crear mi propio huerto? 

1º. Debemos disponer es de espacio, instalemos donde instalemos el huerto va a necesitar de una infraestructura básica como un buen drenaje, un suelo apto (con textura franca, es decir con parecida proporción de arena, arcilla y limo) y sistema de riego automático adecuado. 

2º. Otro de los pasos fundamentales es hacernos con las plantas para nuestro huerto. La mejor opción es acudir a los viveros y a los Garden Center que disponen de alguna sección de planta de huerta con distintas variedades de tomates, pimientos, etc. Así podremos elegir los alimentos a gusto del consumidor que queramos ver crecer en el jardín. Resulta importantísimo que el suelo o terreno utilizado para la huerta sea capaz de drenar las aguas sobrantes porque si no es capaz de filtrar esta agua lo más probable es que se nos eche a perder todo aquello que intentamos cultivar. 

3º. Debemos también realizar un buen aporte de materia orgánica en forma de mantillo o de abonos orgánicos desinfectados que encontraremos en cualquier vivero. Una vez tengamos nuestra huerta preparada, lo que tocaría es instalar un sistema de riego automático por goteo para dosificar adecuadamente el agua a cada una de nuestras plantas; también en los centros de jardinería podemos encontrar todo lo necesario para el montaje de nuestra instalación.

 5 vegetales que cultivar en casa:

Tomates: la hortaliza perfecto para principiantes. Necesita de máxima exposición solar y riego constante.

Pimientos: Sensible al frío, necesita de riego constante y terreno soleado.

Zanahorias: Resultan muy rentables porque pueden plantarse en todas las épocas del año aunque se necesita mantener la tierra húmeda.

Guisantes: Se pueden cultivar principalmente en otoño, en un clima fresco, sin demasiado calor, y se adaptan bien en todo tipo de suelos.

– Espinacas: Se necesita sol pero no demasiado calor y preferiblemente los suelos ricos y húmedos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *